ANDRES CALAMARO: “PUSE EN RIESGO MUCHAS COSAS PERO VOLVI A TIEMPO PARA RECUPERARLAS”

No es falsa vanidad, es sentido de ubicación; cuando sé es nadie al lado de alguien, dice y supone, los tamaños cobran la exacta dimensión: comparárse, ayuda, aunque no solucione, mucho menos, salve. Calamaro es un cangrejo cuando habla, un chico duro cuando calla. Sólo avanza cuando camina para atrás. Mira y vigila su espalda como si alguien le rondara, como si la respuesta estuviese siempre antes, en el pasado, en la última fila de todas las interrogantes, como si en la búsqueda de su consecuencia se cruzara su inspiración. Calamaro mira a los lados, es su forma de dudar.

Anuncios